miércoles, 3 de marzo de 2010

MILANESAS DE LORIL

Para hacer unas ricas milanesas hace falta una buena carne, huevos (en la medida de lo imposible de gallinas que no estén torturadas, que son los que su numeración comienza por cero o por uno, jamás por tres o dos), pan rallado y para freírlas una mezcla de mitad aceite de oliva y mitad de aceite de girasol o maíz.
Cojo los filetes de carne (previamente machacados para que estén lo más tiernos posible), los salo, los paso por el huevo batido al que le agregué antes orégano y finalmente por el pan rallado. Un truco de Loril y Waltiero es agregar al pan rayado una cucharada de harina para que el empanado sea un poco más consistente. Otro truco es freir un ajo en el aceite antes de cocinarlas, para que les den sabor.





Luego calientas la mezcla de aceites y los vas friendo hasta que queden doraditos.
Si lo acompañas con puré de patatas o ensalada verás que combina muy bien.
Las milanesas son un plato riquísimo. En algunos países hay gente que dice que es capaz de comer hasta 10 o 15. Incluso cuentan que si sobran milanesas son capaces de levantarse a la noche a comer las restantes ya frías. O a la mañana con el desayuno. Es algo raro lo que sucede con las milanesas. El que las invento debería estar preso.