sábado, 11 de diciembre de 2010

LA MANIPULACIÓN DEL CONSUMISMO Y EL ARROZ THAI.


¿Cuántas de las ilusiones que vivimos son realmente posibles?
¿Cuántos de nuestros anhelos son auténticos anhelos?
De la realidad que veo ¿cuánta efectivamente “veo”?
¿Y cuánta pasa por el ineludible filtro de mis deseos impuestos?
¿Qué distancia hay, físicamente, entre lo que puedo alcanzar en esta vida y lo que desearé toda la vida hasta morir?
¿Y cuánto perderé por el camino ambicionándolo?
¿Son realmente todos estos que llamo sueños, metas, objetivos, ilusiones, anhelos, felicidad, éxito, lo que real y simplemente… quiero?
Y si no quiero realmente todo esto que me han impuesto, entonces ¿qué quiero?

¿Por qué no me incitan a ser simplemente quien soy, a disfrutar de este exacto  momento porque sí, porque por qué no, porque estoy aquí?

¿Por qué no me enseñan a ser feliz con poco, a que un simple rallo de sol llene de ánimo mi vida, a no ambicionar tanto y a gozar más?

La vida es esto que vamos viviendo mientras estamos distraídos queriendo algo más ¿Por qué nos costará tanto comprenderlo?

Nos hacen creer que queremos más porque los “rallos de sol” no necesitamos comprarlos. Porque con el “disfrutar simple de la vida” no nos pueden hipotecar. Porque el “espíritu y el alma” no se pueden envasar.

No nos dejemos engañar, lo que nos venden los anuncios no es la realidad.

Realidad es lo que puedo alcanzar, lo que puedo sentir, vivir, experimentar. Somos los protagonistas absolutos e indiscutibles de este cuento. Estamos aquí para ser felices y nada más.

Apaga el televisor, apaga el ordenador, respira profundo. Si no eres todo eso que muestran los anuncios, todo eso que te quieren hacer desear ¿quién eres? ¿Qué quieres? Responde sin mencionar ningún producto. ¿Puedes? ¿Qué quieres? ¿Quién eres?

Ponte una buena música, baila aunque no sepas, no hay nada que saber, regocíjate, cierra los ojos, sonríe contigo mismo, si tú mueres, todo desaparece ¿No te das cuenta? Eres todo. Eres tú. Tú eres el protagonista, así que baila, canta, descorcha un vino y sólo si te apetece, ponte a cocinar…
 

Arroz Thai (sólo para mi).

Espera a estar solo en casa, esta comida es un homenaje a ti, a nadie más.

Ponte un disco de la música que más te guste (nadie te ve, así que no pongas lo que le gusta al otro o lo que “deberías” escuchar. Que realmente sea lo que a ti te llene el alma).
Para mí: Vinicus de Moraes y Toquinho en La Fusa. Lo escucho de toda la vida y no me canso.

Como tengo tiempo voy a disfrutar cada paso de esta comida hasta el final.

En un Wok pongo unas gotitas de aceite de oliva y rehogo 1 cebolla y ½ morrón (pimiento) rojo picado. Cuando estén tiernos, pero crujientes, agrego una zanahoria y diez judías verdes (chauchas) cortadas de forma despareja.
Revuelvo todo unos minutos con un cucharón de madera.

Bebo unos tragos de vino mientras sigo la cadencia de una samba muy amiga que me acompaña desde siempre.

Agrego una taza de leche de coco y río sola, mientras los sabores se siguen mezclando y mi casa se llena de fragancias exóticas.

Agrego medio brócoli cortado previamente. Dejo pasar unos cinco minutos y luego agrego diez gambas peladas crudas y cuatro filetes pequeños de merluza.

Bebo otro trago de vino mientras me empeño tozudamente en no pensar en nada que no afecte de lleno mi inmediata realidad: la música, el clima, mi casa, los aromas y yo.

Espanto de mi mente cualquier tontería que me quiera interrumpir, me cuesta, porque tengo muchas, pero lo logro.

Añado al Wok algo de sal, dos cucharadas de cilantro picado y unas tres cucharadas de pasta de curry verde. Dejo todos los ingredientes consustanciarse un rato.
 
Aparte preparo una taza de arroz Thai blanco y sin condimentar. Sirvo en los platos un volcán de arroz y en el centro le agrego el preparado y su salsa.

Me siento a la mesa con Vinicius y Toquinho, me comentan que nunca habían probado una receta así, tan sabrosa, tan exótica. Brindamos por aquel momento único, por ser tan felices con tan poco. Brindamos por lo esencial, por nuestros sueños auténticos, por nuestra humanidad, por lo que somos y por aquella samba tan linda, que nos acompaña desde siempre.

Fue un momento único. Aquella paz, aquella armonía. Tanta felicidad, tanta alegría. Como comentó Vinicus, parecía que sentíamos toda la tierra girar.





16 comentarios:

julia dijo...

Tienes razón el alma no se puede envasar,pero tampoco puede hacerse,con la alegria,la luz del alma,el amor y un sin fin de cosas que son las mas bellas que posee el ser humano.Tu receta del arroz perfecta.Gracias por llegar hasta cosas de julia asi yo te conozco y disfruto con tus escritos.Besos de luz para que tus caminos esten por siempre iluminados.

Papámba. dijo...

Muchas gracias por tus comentarios. Y gracias por dejarme entrar a Cosas de Julia.

Un abrazo,

Antonio Machado dijo...

Papámba,
gracias por la visita. Mi esposa que está a mi lado se quedó fascinada con tu blog y ha dicho que va a seguirlo también. Le encanta cocinar.
Vamos a probar hacer alguna de tus recetas e después comentamos.
Abrazos.
Me gustaria saber tu opinión sobre mi trabajo.
Espero tu comentario

Papámba. dijo...

Su trabajo es impresionante Antonio y su Blog es muy interesante. A mi hermano le gusta mucho la pintura, sigue unas clases de arte en Sydney en un sitio que tal vez le interese visitar: http://julianashtonartschool.com.au/
Le pasaré su blog que seguro le gustará mucho.

Un abrazo para usted y su señora.

Anónimo dijo...

otra que me apunto!!! que buena pinta y de nuevo una prosa impecable.

Mal día para entrar en tu blog, porque m está entrando hambre y sigo con el estómago regular y alguna decimita de fiebre. No tendrás para hoy una receta rica para enfermitos? jejejeje.

Un besazo y un placer leerte de nuevo. kokein

Papámba. dijo...

jajajajaja Mi querido kokein! Para enfermitos del estómago en este Blog no vas a encontrar nada! Solo tengo recetas para gente que está muuuuy sana y con un hígado muuuy fuerte! jajaja Un abrazo y que te mejores pronto!

Anónimo dijo...

Cierto volveré cuando esté bien, por cierto el pastel del molino una pasada también! mi estómago empieza a curarse viendo tanto manjar.

besosss

silvia dijo...

Precioso y delicioso blog ,para el paladar y el alma.Enhorabuena!!

un abrazo

ErikaBrandner dijo...

Mil gracias por hacerte seguidora de mi blog, si no lo hubieses hecho me habría perdido la oportunidad de disfrutar el tuyo. Es lejos uno de los mejores blogs que he tenido la oportunidad de leer....además que todo lo que dices en esta, la primera entrada que vi, es tan profundamente cierto y está sicrónicamente conectado con lo que hoy estoy vivenciando y lo que es hoy mi filosofía de vida. Gracias. Gracias por abrirme las puertas de tu cocina para llegar a conocer más el alma humana.

Papámba. dijo...

Muchas gracias Erika, tu blog me ha encantado, tus pinturas son muy originales, tienen mucha personalidad. Son sutiles, vamos, no soy crítico de arte pero aprecio mucho el arte y me han encantado. Me alegro mucho de tenerte por aqui ;-).

Un abrazo y gracias por tus comentarios.

atractiva1982 dijo...

Hola, he conocido tu blog por casualidad. Sólo he leído esta entrada y me ha encantado. Reflexiones profundas mezcladas con comida, música y vino, genial. ;)

Volveré pronto. Saludos!. :)

Susana Terrados dijo...

Hola, encantada de visitar tu casa blog. Solo he visto esta entrada de hoy y me encanta reflexionar sobre la vida, aprender a disfrutarla, una exquisita receta que no se si seré capaz de realizarla y, tengo que confesarlo lo que más me gustó, tu recomendación de Vinicius...me encanta.
Ya que estoy aprovecharé la visita y me daré una vueltita por tu blog.
Saludos.

garlutti dijo...

Hola me gustan tus recetas y tu blog , compartamos idedas y recetas , desde VIGO saludos MARIMI

MARYMERY dijo...

podría decite mil cosas, pero resumiendo, te diré que me ha encantado tu post!me ha hecho reflexionar muchísimo, y tienes mucha razón!aquí tienes nueva seguidora y amiga!un beso

Papámba. dijo...

Muchas gracias Mary Mery, Miriam, Susana y Carito!! y a todos por vuestros comentarios.

Aquí en Barcelona hace un frío polar. A mi el frío y la lluvia me pone de buen humor. Unos días ideales para cocinar y escribir mucho. Así que espero que estemos en contacto!

Un abrazo a todos,

Nela dijo...

Perfecto, consejos, recetas ¿que más se puede pedir?
Besos
nela