miércoles, 17 de noviembre de 2010

NO TODO LO QUE NO RELUCE, NO ES ORO.



Por ejemplo esta foto ¿Verdad que no luce apetitosa? Pues bien, esta pasta es la pasta más rica que he comido en mi vida.

Porque la vida es así. Lo más común es decir “No todo lo que reluce es oro”. Esa mujer tan bella es tonta. Ese coche tan bonito, se rompe con facilidad. Esa amistad que parecía tan buena me abandonó en el peor momento. Ese trabajo tan estupendo, era una mentira. Ese amor que cualquiera hubiese dicho que era el amor de mi vida, me traicionó.

Pero ¿Nunca te ha pasado al revés? Ese amigo que nunca valoré, terminó siendo mi mejor amigo. Ese hombre tan feo, es una de las personas más interesantes que he conocido. Ese coche antiguo y pasado de moda, me lleva y me trae todos los días hace veinte años y nunca me dejó tirada. Ese amor que tanto negué, terminó siendo mi verdadero amor.

Así es el oro cuando lo encuentran, negro como el carbón y feo. Pero por suerte hay grandes entendidos en la materia capaces de encontrarlo, pulirlo y trabajarlo, para que todos lo veamos como oro, aunque sólo sea al final.

Así que ten cuidado cuando te quejes de tu coche viejo, de ese amigo tan pesado, de esa persona que “no es tu tipo” o esa comida que no apetece para nada, te puedes estar perdiendo un gran plato.
Recuerda que no todo lo que no reluce, no es oro, sólo que probablemente, no lo veas hasta el final.

TALLARINES NEGROS CON SALSA DE GAMBAS.

Es una noche especial, así que yo te recomiendo descorchar un cava, brindar con quien tengas cerca y luego que te dejen solo con tu copa y tus ingredientes en la cocina, esta receta requiere de mucha concentración.

Pica dos cebollas muy picadas, si tienes un procesador, procésalo, tiene que quedarte en trocitos muy pequeños. Lo mismo haces con toda una cabeza de ajo, con ½ morrón (pimiento) rojo y 4 champiñones.

Esta mezcla la colocas en una sartén con un chorro de aceite de oliva a fuego muy lento, pero muy lento, durante unos cuarenta minutos. En este tiempo no hagas nada, sólo revuelve constantemente la mezcla, piensa en cosas bonitas y relájate.

Pasado este tiempo verás que, como lo has cocinado tan lento, todos los ingrediente, sobretodo la cebolla y los champiñones, han desprendido todo su jugo. Abre esta mezcla al centro y coloca en el interior ½ kilo de gambas peladas y crudas, con sal y pimienta negra a tu gusto.

Cocínalo lentamente durante 5 minutos, revuelve todo junto con el resto de los ingredientes, agrega 5 gambas picadas también en el procesador (o “mucho”) y agrega crema de leche hasta apenas cubrir los ingredientes (que no se cubran del todo, que sobresalgan del líquido).

Corrige la sal y la pimienta para que quede a tu gusto, agrega unas ramitas de perejil, deja consustanciar todo unos 10 minutos. Listo.

En una olla cocina tallarines negros en agua hirviendo con sal y un chorro de aceite (que te queden al dente) y preséntalo como más quieras. En la foto puedes ver como queda, no se ve apetitoso, pero ya sabes, no subestimes esta receta, es un pedazo de oro, con forma de piedra de carbón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jode que bueno este.

este me lo hago yo mañana mismo, que pintacaaaaaa!!!!!

Dulce sonrisa dijo...

Me gusta el blog, me parece original, mezclar recetas con realidad ^^
Y estoy muy de acuerdo con lo que has escrito, aunque a mí sí me parece que tengan buena pinta xD

Papámba. dijo...

Gracias a los dos! No se si luce bien, pero está riquísimo, espero que les guste si lo hacen.

Saludos!

Anica dijo...

Como me gustan estos tallarines, y como nos los cuentas.....ole ole y ole!!! Besicos


http://anicaensucocina.blogspot.com/