jueves, 25 de agosto de 2011

ME TENGO HARTA (Y PARA COLMO EMPECÉ UNA DIETA)


Nunca me hago caso. Me contesto. Es decirme una cosa y hago sistemáticamente lo contrario. Parece que lo hiciera a propósito, para llevarme la contraria. Me tengo harta.

Además acabo de venir de vacaciones y lo de siempre, de tanto verme me saturo de mi. Mientras estoy trabajando me veo sólo en la cena o cuando me voy a la cama o cuando desayuno. Pero en vacaciones la convivencia conmigo misma se hace más pesada. Es una verdadera prueba de amor. Es ahí cuando empiezan los problemas, los reproches, las exigencias. Típico.

 













 Pero lo que más me molesta de mi es mi falta de sensibilidad para tratar mis temas. Me cuento mis sueños y no me presto atención. 

Me hablo y no me escucho nunca, siempre tengo algo más importante que hacer que pasar un tiempo conmigo misma. Y ya no tengo detalles conmigo. Antes me cuidaba, me regalaba cosas, me mimaba… he dejado que la rutina mate mi pasión por mi. 

-       No se, a veces pienso que ya no me quiero.
-       Pero ¿Qué digo? Tonta…
-       Si, no se, lo veo en mis ojos.
-       Me estoy imaginando cosas, soy lo que más quiero en el mundo!
-       Lo digo para hacerme sentir bien.
-       Ey! Soy lo mas importante que hay en mi vida ¿Me oigo?
-       ¿Lo digo enserio?
-       Pero claro que es enserio. 
-       Y yo de la mía.
-       Me quiero.
-       Y yo.


 REPITE CONMIGO… “ENSALADA”

En las vacaciones he engordado bastante y eso me pone muy contenta. Porque comí como un lechón, así que si no hubiese engordado como un lechón, sería una señal de que estoy enferma o de que algo malo me pasa. Pero gracias a Dios no, comí como un lechón y engordé como un lechón. Todo en orden!

Ahora estoy a dieta.  

Hacer dieta es sumamente fácil, tienes que aprender una sola palabra, como un mantra, no olvidarla jamás y repetirla muchas veces al día: ENSALADA. 


-       Ensalada con anchoas.
-       Ensalada de diferentes lechugas.
-       Ensalada con aguacate
-       Ensalada con tomate cebolla y aceitunas.
-       Ensalada con mejillones
-       Ensalada de apio y perejil.
-       Ensalada de lechuga, huevo duro y aceituna.
-       Ensalada con pollo.
-       Ensalada con endibias.
-       Ensalada con hinojo, otro día agregas semillas, otro día tofu, mañana jengibre, pasado atún, el fin de semana algo de pasta fría…


Ensalada.
Ensalada.
Ensalada.


Ya está, así hasta que empieces a entrar en tu ropa con holgura, subas las escaleras sin esfuerzo y recuperes el amor que te tenías cuando te conociste, cuando eras joven. ¿Recuerdas? Que épocas. La pasabas tan bien contigo. Eras tan feliz. Te reías tanto. 

Reconquístate, recupera el amor que te tenías. Tu relación contigo es hermosa. Te amas y vale la pena luchar por ti.

Que aproveche (pero no mucho).




10 comentarios:

Simplemente Mirella dijo...

Solo tengo una objeción de tu blog...no es lo que escribes ni como escribes que lo haces muy chevere...no es el diseño..ni tu arte..ni nada de eso....solo es que entro aqui y salgo con mucha hambreee!!! Uff..si es que ahorita voy y veo que me hago de cenar...
Besos..

Carmen Troncoso dijo...

Me encanta tu exuberante optimismo, ahora me pongo a dieta con una de tus recetas de ensaladas, un abrazo,

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Me encanta, me encanta y me recontrareencanta. Tú sigue hablando, que a la par de escucharte pongo mis ojos y papilas en esos deliciosos platillos. Y mientras olvido lo de "ensalada", tú repite: Debo hablar y mostrar platillos a mis lectores. Debo hablar y mostrar platillos a mis lectores (las más veces que puedas).
Un abrazo.

penelope dijo...

Pues tus ensaladas tienen una pinta que no me importaria ponerme a dieta ya mismito!!!!
Besitos

Las Tres C dijo...

Yo empiezo a leer y leer que cuando termino tengo que ver esas buenisimas ensaladas, me meto tanto en tú lectura que me olvido de la receta, me encanta. No se si tienes hijos pues preparate, de lo que era a lo que soy ni te cueto, con dos embarazos imagina como te cambia el cuerpo, por eso ánimo yo estoy siempre " no voy a cenar " me lo repito a mí misma muchas veces pero luego no se lo que pasa que no me escucho muy bien,pero bueno sigue así ,besicos.

Susana Terrados dijo...

Querida amiga, si supieras lo mucho que te he echado demenos te querrías mucho más. Me encanta ese concepto de "aburrirse" de una misma que si lo razono es verdadero al cien por cien. Por eso lo mejor es mirarse al espejo y ser sincera con una misma. Yo, en mis escaleras, me hablo mucho y no a una imagen sino a varias "Susanas" porque hacen juegos y la imagen se duplica...pruebalo, es divertido y terapeutico...ja ja
En cuanto a lo de engordar, pues bien lo dices, señal de salud asi que: alegría alegría...y ensaladas, que estan rericas.
Gracias por provocarme tantas risas y alegrías, es un placer leerte.
Un beso muy grande.

Artes e escritas dijo...

Bom retorno das férias e boas saladas divertidas, amei o seu texto. Um abraço, Yayá.

pseudosocióloga dijo...

También puedes usar la palabra gazpacho o pavo-plancha, eso sí, sin excederte.

impresiones de una tortuga dijo...

PAPÁMBA ¡que me han entrado ganas de una esalada!, yo también he engordado y me quiero mucho, pero me falla la voluntad...¡no tengo mucha! lo reconozco y así cada vez me voy comprando una tallita más.
Como un mantra dices ¿no?: ensalada, ensalada, ensalada.
Un besazo.

Valdomicer dijo...

He descubierto una cosa: Ya puedo dar la definición EXACTA de qué es una dieta de adelgazamiento.
Dieta de adelgazamiento es la diferencia que hay entre un obesi feliz y un gordito "cabreao".
Un besino.